EMPRESAS

Indra dotará con su tecnología de control varios túneles de Colombia por 20 millones

indra túneles colombia

Indra va a dotar con su innovadora tecnología de control, Indra Mova Traffic, los nuevos túneles y vías a cielo abierto del tramo final del corredor Bogotá-Villavicencio en Colombia, facilitando el cumplimiento de los máximos estándares internacionales de seguridad y calidad de servicio a los conductores.

El contrato, por importe aproximado de 20 millones de euros, ha sido adjudicado a Indra, en consorcio con COMSA Industrial, por el Consorcio Vial Andino (Conandino), responsable de la construcción de la nueva calzada entre Chirajara y Fundadores de la también llamada autopista a Los Llanos.

En concreto, Indra va renovar el centro de control de Buenavista y va a implementar su plataforma de gestión integral de tráfico y túneles Horus, que forma parte de Mova Traffic, para gobernar el nuevo tramo y sus siete túneles, incluido el túnel de Buenavista, que con 4.559 metros es uno de los más largos del país y de Latinoamérica.

La compañía también implantará los sistemas de comunicaciones necesarios, Mova Comms; los sistemas de seguridad, Mova Protect; y los sistemas inteligentes de tráfico (ITS): sistemas de circuito cerrado de televisión (CCTV), contadores de tráfico, señalización vial, postes SOS, detección de incendios, control de iluminación o megafonía, entre otros.

Esta tecnología de Indra facilita la operación de la autopista y los túneles, automatiza procesos, contribuye a reducir el riesgo de incidentes y agiliza su gestión.

El centro de control de Buenavista, junto con el centro de control principal de Boquerón y el centro de gestión local situado en Naranjal, también implantados por Indra en proyectos previos, permitirán supervisar y controlar de forma centralizada y con un interfaz único la concesión al completo, facilitando la máxima operatividad.

De hecho, la plataforma Horus de Indra ya cubre la gestión de los 22 túneles ya operativos, a los que se sumarán los siete que completan la doble calzada Bogotá-Villavicencio, una autopista por la que circulan más de 12.000 vehículos al día, y con un tráfico aproximado de 2.000 mercancías peligrosas al día. Cuando esté finalizada permitirá comunicar ambas ciudades con una previsión de reducción del trayecto en 45 minutos.