SWISS ha registrado un beneficio operativo de 61 millones de francos suizos (CHF) en los primeros seis meses de 2012, un 53% menor que lo registrado en el mismo período del año anterior. Este descenso se debe a la difícil situación económica y empresarial, la continua presión sobre los rendimientos (especialmente en Europa), la fortaleza del franco suizo y el alto precio del combustible. En este primer semestre, el total de ingresos operativos se sitúo en 2.452 millones de francos suizos, un incremento del 2% respecto al mismo período del año anterior.

Swiss International Air Lines
Swiss International Air Lines

Swiss International Air Lines (Grupo) registró un mayor incremento en el total de sus ingresos provenientes de actividades de explotación durante los seis primeros meses de 2012. Los 2.452 millones de francos suizos generados supusieron una mejora del 2% respecto a los 2.406 millones/CHF que se registraron en el periodo de enero a junio de 2011. Sin embargo, al mismo tiempo, el beneficio operativo para este periodo descendió un 53% desde los 129 millones de francos suizos hasta los 61 millones.

Los resultados de SWISS para el segundo trimestre se encontraron por debajo de las expectativas. Así, los 65 millones/CHF de beneficio operativo fueron un 42% inferiores a los 113 millones/CHF registrados en el segundo trimestre de 2011. Por su parte, los ingresos operativos en este segundo trimestre se incrementaron un 2,2%, de los 1.257 millones/CHF hasta los 1.284 millones/CHF.

La disminución del beneficio operativo se debe principalmente a un entorno de mercado aún complicado, a la continua presión sobre los rendimientos (especialmente en Europa), a la fortaleza del franco suizo y a los altos precios del combustible. “La crisis en nuestra industria también nos está golpeando y no vemos ninguna señal de recuperación a corto plazo”, señala Harry Hohmeister, CEO de SWISS. “Nos complace informar que hemos sido capaces de aumentar aún más nuestro índice de ocupación de asiento”, continúa. “Sin embargo, este incremento no ha sido en absoluto suficiente para contrarrestar los continuos descensos de los rendimientos, pues las tarifas aéreas aún se encuentran en niveles muy bajos”.  En respuesta a estas tendencias, SWISS está actualmente estudiando un número de ajustes estructurales, en particular para sus operaciones europeas, con el fin de llevar de nuevo su negocio a niveles rentables.