La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la futura regulación sobre unidad de mercado “es una norma de esas que hacen país y que va a servir para fortalecer nuestra competitividad, para mejorar el trabajo de los emprendedores, de los inversores y para desbrozar toda la maraña normativa de nuestro sistema”.Soraya

Según ha explicado, el anteproyecto de ley de Garantía de Unidad de Mercado tiene por objeto garantizar la unidad del mercado interior en España. Se trata, ha dicho, “de evitar que las empresas se vean obligadas a comercializar distintas versiones de un producto o a obtener certificados o autorizaciones diferentes según dónde quieran operar”.

Para ello, los operadores  se van a someter a la legislación de origen: “Si en el ejercicio de las competencias de cada administración funciona el principio de presunción de legalidad y de eficacia de los actos administrativos cómo no se va a fiar una administración de lo que hace otra”. Por tanto, con la autorización, licencia, reconocimiento o cualificación reconocida de origen “van a operar en el resto del territorio”.

Efectos económicos

La portavoz del Gobierno ha señalado que “la maraña normativa es una de las quejas habituales de empresarios nacionales y extranjeros”. De hecho, según ha apuntado, “muchos inversores han visto las dificultades administrativas como desincentivos a la inversión. Además se han quejado de la inseguridad jurídica que generan normativas diferentes y a veces contradictorias, y no han podido aprovechar las economías de escala que da poder producir en un mercado interior”.

En este sentido ha referido que, según estudios del Ministerio de Economía y Competitividad, esta ley puede suponer un incremento del PIB en 10 años del 1,52%, lo que linealmente significa un 0,15% de incremento anual, en torno a 1.500 millones de euros al año. “Es por tanto una norma con ventajas para todos, no inconvenientes, pero de ahorro muy importante para el conjunto del sistema”, ha afirmado.

Sáenz de Santamaría ha explicado que para conseguir esos objetivos se va a facilitar a los administrados, para protegerles frente a la discriminación, la posibilidad de poner de manifiesto que existe una quiebra de la unidad de mercado. Podrán hacerlo en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, cuya creación está tramitándose en el Congreso. La propia comisión puede acudir a un contencioso administrativo que puede significar la suspensión del acto.

Prórroga del Plan Prepara

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto-ley por el que se prorroga el Programa de Recualificación Profesional (PREPARA) de las personas que agoten su protección por desempleo, tal y como anunció ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Fatima-BañezLa ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha explicado que la norma posibilita una prórroga automática del programa por períodos de seis meses cuando la tasa de desempleo, según la Encuesta de Población Activa (EPA), fuera superior al 20%. Los parados de larga duración o con cargas familiares que agoten la prestación o el subsidio por desempleo de nivel contributivo y no tengan otros ingresos percibirán durante seis meses una ayuda de 400 euros mensuales. Dicha cantidad se elevará a 450 euros para los parados con mayores cargas familiares.

Fátima Báñez ha destacado que la medida responde “al compromiso del Gobierno de apoyar a los colectivos más vulnerables en la salida de la crisis”, así como a la situación del mercado de trabajo y de la economía española. Al respecto, ha indicado que 2012 ha sido el segundo peor año de los últimos cinco de recesión, pero el Ejecutivo era consciente de que tenía por delante un año duro y “dijo la verdad desde el primer momento al elaborar el cuadro macroeconómico que acompaña a los Presupuestos Generales del Estado”.

Báñez ha reiterado que el objetivo fundamental de la reforma laboral aprobada el año pasado es frenar la destrucción de empleo para que, cuando el mercado laboral vuelva a crecer, sea más flexible y cree empleo de calidad. En este sentido, ha asegurado que la destrucción de empleo ha pasado del 18% al 13% y se han registrado 400 parados menos al día durante 2012.

La ministra ha resaltado que el trabajo autónomo ha aumentado en 53.300 personas: “Durante toda la crisis, entre 2008 y 2011, se destruyeron 625.000 empleos por cuenta propia. Este año es el primero en el que aumenta el empleo autónomo”. Además, ha indicado que el paro ha bajado en 40.000 personas entre los menores de 25 años, según la EPA.

A juicio de la ministra, lo más importante que ha aportado la reforma laboral en términos de empleo es la flexibilidad, porque los trabajadores y las empresas pueden acordar decisiones para evitar despidos, y eso “está empezando a funcionar”. “El 84% de todas las medidas colectivas son medidas alternativas al despido. Hoy, el despido significa sólo el 16%”, ha añadido.

Las políticas adoptadas por el Gobierno a lo largo del año, según la ministra, están contribuyendo a que “vuelva la confianza a España, el crédito internacional, y que España sea atractiva para nuevas inversiones”.