Toda la gama de vehículos comerciales Ford que se comercializan actualmente, se pueden acoger a las ayudas a la compra para autónomos, pymes y empresas que ha establecido la Administración Española a través del plan PIMA Aire. Un plan enfocado en la renovación del parque automovilístico y muy particularmente, el de vehículos comerciales con el objetivo de colaborar a mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades. José Machado Presidente de Ford España, manifestó el agradecimiento a la Administración por la puesta en marcha de este nuevo plan de ayudas que de nuevo demuestra la sensibilidad del Gobierno por un sector estratégico como es el automóvil: “el Plan PIMA Aire supone la continuidad de la estrategia iniciada con el Plan PIVE de ayuda a la renovación del parque. El nuevo programa, además de tener un efecto beneficioso en la calidad del aire y en la seguridad, al sustituir antiguos vehículos por nuevos modelos mucho más eficientes, está enfocado en pymes, profesionales y autónomos, propiciando una ayuda a la actividad de estas empresas que resulta esencial para la recuperación económica Española”.

Con la llegada del plan PIMA Aire, los profesionales se encuentran ante un momento ideal para renovar su herramienta de trabajo. Este programa gestionado, al igual que el PIVE, a través del IDAE, cuenta con una dotación de 40 millones de Euros y estará vigente durante seis meses o hasta que se agote la dotación.

La totalidad de la gama de comerciales Ford puede acogerse a estas ayudas en sus dos niveles y beneficiarse de una ayuda de 2.000 Euros (1.000 € Administración y 1.000€ el fabricante) entregando para achatarrar un vehículo comercial matriculado antes del 1 de enero de 2006 ó, en función del tipo de comercial adquirido, una ayuda de 4.000 Euros (2.000€ la Administración y 2.000€ el fabricante) entregando un vehículo comercial semejante, también matriculado antes del 1 de enero de 2006.

Sin duda alguna, la erradicación de vehículos antiguos dedicados al reparto y a otras tareas profesionales de nuestras ciudades, se reflejará en una mejora de la calidad del aire y ayudará a que España se consolide como uno de los mercados energéticamente más eficientes de nuestro entorno.