EMPRESAS

El área Tecnología para la Automoción de Bosch crece un 5%

La facturación del área de negocio Tecnología para la Automoción de Bosch crecerá en 2013, previsiblemente, en un cinco por ciento. Con ello, éste área de actividad de la empresa crece por encima de la producción mundial de automóviles. Así lo comunicó Volkmar Denner, presidente de la Alta Gerencia de Robert Bosch GmbH y responsable de Investigación y Desarrollo, en el Salón Internacional del Automóvil, IAA, de Fráncfort. En cuanto a los ingresos, Bosch espera alcanzar en su área Tecnología para la Automoción unos beneficios antes de impuestos de alrededor del seis por ciento. El crecimiento del Grupo Bosch en su totalidad se sitúa en el ejercicio actual entre el dos y el cuatro por ciento, dentro de las previsiones estimadas. “Los ingresos también los mejoraremos según lo planificado, aunque todavía necesitamos realizar muchos esfuerzos y nos sigue afectando fuertemente el sector de la fotovoltaica”, dijo Denner.  

Crecimiento en China y Norteamérica y recuperación lenta en Europa

Según las estimaciones de Bosch, la producción de automóviles crecerá en los próximos años, en todo el mundo, una media del tres por ciento. Esos son uno o dos puntos menos que en los años anteriores a la crisis financiera. “Norteamérica y China seguirán siendo los motores del crecimiento global del mercado del automóvil, mientras que Europa se recuperará poco a poco”,  explicó Denner. Como indicador de esta recuperación destacó la antigüedad media de los turismos en Europa, que, con nueve años de vida, ha alcanzado un nuevo récord. Esto llevará a medio plazo a que los conductores sustituyan sus coches viejos por otros nuevos. Pero en Norteamérica, la antigüedad media de los coches ya alcanza los once años, por lo que se espera una mayor demanda. “En un país como China, por el contrario, se trata de una recuperación a mayor escala”, aseguró Denner, ya que China sólo ha alcanzado, viéndolo desde un punto de vista global, una décima parte de la densidad de vehículos existente en Europa Occidental. 

Por esa razón, Bosch ha reforzado sus actividades en los países emergentes y habrá invertido entre 2011 y 2013 en la zona Asia / Pacífico alrededor de 2.800 millones de euros. De esa manera, Bosch continúa la tendencia del mercado en el sentido de que los fabricantes de automóviles japoneses y alemanes están aumentando el porcentaje de su producción dedicada a la exportación – de un 50 por ciento en 2005 pasaremos al 75 por ciento en 2015. “Bosch, como proveedor global de la industria del automóvil, sigue el camino internacional de sus clientes”, recalcó Denner. Bosch está hoy en día cerca de sus clientes de la industria del automóvil con una red de 95 emplazamientos de fabricación y 50 de desarrollo en todo el mundo. Sólo el área de Investigación y Desarrollo dedicada a la Tecnología para la Automoción contará a finales de año con unos 36.000 empleados. Además, en Renningen, Alemania, el Grupo está invirtiendo unos 300 millones de euros en la construcción de un nuevo centro de investigaciones. 

Del motor de combustión a la propulsión totalmente eléctrica

La intensa actividad en investigación es, en cierto modo, responsable de que Bosch sea líder del mercado en sistemas de propulsión eléctrica y de seguridad. En lo que se refiere a los motores de combustión, Diesel y gasolina, hay potencial para seguir reduciendo el consumo: continuando con el ‘downsizing’ y mejorando los procesos de combustión se puede reducir el consumo de combustible en un 20 por ciento en comparación con los niveles del año 2012. Con esta tecnología optimizada se pueden cumplir, incluso, las estrictas disposiciones legales de emisiones de CO2 como las que se vislumbran para 2020 en la Unión Europea. El grado de electrificación del grupo propulsor estará en todo caso en función del segmento del vehículo. Bosch apuesta aquí por un amplio catálogo de productos y componentes. El sistema Boost Recuperation, por ejemplo, hace posible una hibridación básica a un coste asequible mediante un alternador de 48 voltios y una batería compacta de iones de litio. Bosch completa su catálogo con los híbridos fuertes y plug-in. Hasta el año 2014, la empresa habrá realizado 30 proyectos para producción en serie alrededor de la movilidad eléctrica: desde sistemas puramente eléctricos para utilitarios, hasta  coches deportivos electrificados.