Repsol alcanzó en el primer trimestre del año un beneficio neto de 807 millones de euros, con una subida del 27,3%. El resultado neto ajustado, calculado en base a la valoración de los inventarios a coste de reposición (CCS), aumentó un 1,5% y ascendió a 532 millones de euros.

Sede antigua de Repsol
Sede antigua de Repsol

Este resultado se obtuvo en un entorno marcado por el descenso de los precios internacionales de crudo, la interrupción de las operaciones en Libia, la depreciación del euro frente al dólar y el mantenimiento de los márgenes de refino de la compañía frente al deterioro en Europa de dichos márgenes.

Durante el trimestre, la producción de hidrocarburos alcanzó los 342.000 barriles equivalentes de petróleo al día (bep/d), con cerca de 21.000 bep/d de nueva producción, que compensaron  parcialmente la pérdida coyuntural de actividad en Libia y Trinidad y Tobago.

A finales de marzo, Repsol puso en marcha Kinteroni en Perú, uno de los proyectos clave de su Plan Estratégico 2012-2016, que producirá inicialmente un total cercano a 20.000 barriles equivalentes de petróleo al día (bep/d) que se esperan duplicar en el año 2016. A esto hay que añadirle la conexión desde febrero de dos nuevos pozos en Sapinhoa (Brasil), que aportan actualmente a la compañía 15.000 bep/d de gran calidad que llegarán a los 45.000 bep/d en 2016.

Con la puesta en marcha de Kinteroni, Repsol ha iniciado la producción en siete de sus diez proyectos clave de crecimiento: Sapinhoa (Brasil), Midcontinent (EE.UU.), AROG (Rusia), Margarita-Huacaya (Bolivia), Lubina y Montanazo (España), Carabobo (Venezuela) y el citado Kinteroni (Perú). La compañía estima que el importante yacimiento de gas Cardón IV, en Venezuela, estará operativo antes de final de año, con lo que se añadirán en 2015 otros 22.000 bep/d a la producción de Repsol, con aumentos a lo largo de los próximos años.

Además, Repsol ha continuado con su exitosa actividad exploratoria, que le permitió contar en 2013 con una tasa de reemplazo de reservas del 275%, la tasa  orgánica más alta de la historia de la compañía y la más alta del sector en 2013. En los tres primeros meses del año, Repsol obtuvo un sondeo positivo en Gabi-1 (Rusia), con el que suma más de 50 descubrimientos en los últimos ocho años. Dentro de esta actividad, la compañía prevé perforar más de 30 pozos en 2014.

En lo que respecta al negocio de Downstream, la calidad de los activos de la compañía ha permitido que mantenga su indicador de margen de refino en 3,9 dólares por barril, en un entorno caracterizado por el continuo descenso de los márgenes en Europa. Las importantes inversiones realizadas en las refinerías de Cartagena y Bilbao, que las han convertido en referentes para el sector, han permitido añadir 2,6 dólares por barril a estos márgenes. Por otro lado, la utilización de las unidades de conversión del sistema de refino de Repsol se situó en el 96,9% en línea con el mismo periodo del ejercicio anterior.