El Renault Captur combina la personalidad y la posición de conducción elevada de un todoterreno, la habitabilidad y la modularidad de un monovolumen y la agilidad y el placer de conducir de una berlina compacta. Aunque de dimensiones muy compactas, el Renault Captur ofrece una impresión de espacio y habitabilidad a primera vista, reafirmada por el parabrisas adelantado y las generosas dimensiones interiores.

 

Renault Captur
Renault Captur

El interior del habitáculo es muy exclusivo, presentando un colorido y una ergonomía que reflejan calidez, confort y calidad. Además, es posible personalizarlo a través de colores y materiales específicos. El Captur dispone igualmente de las funcionalidades y el confort de un monovolumen: posición de conducción elevada, gran maletero, modularidad ingeniosa.

 

Destaca también por ser muy práctico. Así, por ejemplo, la guantera tiene una capacidad de 11 litros (para guardar los objetos de uso habitual como el PC portátil, una cámara de fotos, un bolso de mano). El cajón ‘Easy Life’ es una solución original, más atractiva y práctica que una guantera tradicional. El maletero, de 377 a 455 dm3, posee formas regulares. Su piso es desmontable, reversible (moqueta/superficie lavable) y multiposición. Dos grandes compartimientos están ocultos debajo de la alfombra del maletero, a ambos lados del kit de inflado.

 

El frontal incorpora el nuevo lenguaje de diseño de la firma, con una grandes ópticas presididas por el logotipo de Renault cromado en gran tamaño. En la zona inferior del parachoques frontal destaca el marco cromado que encuadra las luces LED diurnas y los faros antiniebla (de serie en todos los acabados). La gran altura que aparenta el frontal tiene continuidad en el lateral, con una altura libre elevada y una cintura muy alta que transmite robustez, sin caer en lo plomizo a pesar de la pequeña superficie acristalada que tiene, especialmente en las plazas traseras.