ECONOMIA

Agustín Vidal-Aragón destaca la importancia de la “economía colaborativa” en la recuperación del sector inmobiliario

Hotel Inglaterra. Salón Sevilla. Plaza Nueva. Conferencia del director general de BBVA Real Estate, Agustín Vidal-Aragón de Olives, organizada por el Círculo de Empresarios del Sur de España.
Director general de BBVA Real Estate, Agustín Vidal-Aragón de Olives

El director general de BBVA Real Estate, Agustín Vidal-Aragón, ha señalado que la innovación en el sector inmobiliario “llega de la importancia de generar economía colaborativa” con el fin de que el sector salga de la crisis que ha sufrido.

Vidal-Aragón, que ha participado en un Think Tank del Círculo de Innovación del Sur de Europa (CIES), organizado por el Círculo de Empresarios del Sur de España (CESUR) en Sevilla exclusivo para sus asociados sobre el presente y futuro del mercado inmobiliario y su reactivación, ha apuntado que esta salida “no se puede hacer solo”, recordando las consecuencias de la crisis.

“Históricamente, el sector inmobiliario representaba el 7% del PIB y ahora es solo el 5,1%”, apuntando que ha dejado “fuerte apalancamiento que comenzó a retroceder en 2008 y que aún continúa, así como tasas de mora inéditas donde no habíamos llegado hace muchos años”.

Además, ha lamentado las pérdidas de empleo que ha supuesto “más de 1,6 millones”, así como de las empresas y ha añadido que esta época “ha provocado también una crisis de valores y de las instituciones”.

Pese a ello, ha señalado que hoy día “se ha consolidado una mejora de la economía, con un incremento de la demanda y una bajada del exceso de oferta”, destacando que “nos encontramos ante el reinicio de un ciclo”.

De esta forma, ha informado de que, según las previsiones de BBVA, “este nivel de equilibrio que estamos alcanzando nos va a llevar a un mercado en el que, en un par de años, se realizará una compra/venta de 450.000 viviendas; un total de 200.000 viviendas entre iniciadas y terminadas; una superficie terciaria desarrollada de 10 millones de metros cuadrados; un capex invertido de 50.000 millones de euros; y un volumen hipotecario de 40.000 millones de euros”.

Ante esas perspectivas, Vidal-Aragón ha indicado que “promotores, inmobiliarias, constructoras… todo tiene que funcionar en equilibrio”, indicando que en BBVA  se han marcado “5 grandes objetivos: máximo retorno de la cartera inmobiliaria, nuevo negocio hipotecario de calidad, generar conocimiento especializado, construcción de franquicia dentro del grupo y regeneración del tejido productivo”.

“Lo Importante es hacer tres cosas bien: vender bien los activos, poner en valor los suelos con socios adecuados y ser capaces de atraer inversión extranjera”, ha puntualizado.