ECONOMIA

La CE firma un programa trienal de apoyo a la estabilidad de Grecia por 86.000 millones

A última hora del pasado miércoles, la Comisión Europea firmó el Memorando de Entendimiento con Grecia sobre un nuevo programa de apoyo a la estabilidad. A lo largo de los tres próximos años, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el cortafuegos europeo establecido en 2012 en respuesta a la crisis financiera mundial, podrá ir desembolsando hasta 86.000 millones de euros en préstamos, “siempre que las autoridades griegas vayan aplicando las reformas destinadas a acometer los grandes desafíos sociales y económicos que se especifican en el Memorando”.

El programa acordado tras meses de intensas negociaciones contribuirá a despejar la incertidumbre y estabilizar la situación económica y financiera, ayudando a que el país retome la senda del crecimiento sostenible sobre los cimientos del saneamiento de las finanzas públicas, la mejora de la competitividad, la operatividad del sector financiero, la creación de empleo y la cohesión social.

Conforme al artículo 13 del Tratado MEDE, en el Memorando de Entendimiento se detallan los compromisos y los objetivos de las reformas necesarias para desbloquear la financiación del MEDE. El desembolso de los fondos estará vinculado a los logros que se vayan obteniendo. La aplicación será supervisada por la Comisión, en concertación con el Banco Central Europeo y, cuando sea posible, junto con el Fondo Monetario Internacional. A tal fin se llevarán a cabo evaluaciones periódicas.

En consonancia con las directrices políticas formuladas por el presidente Jean-Claude Juncker, la Comisión, como parte en las negociaciones, ha prestado especial atención a los aspectos del nuevo programa relacionados con la justicia social, para que el ajuste se distribuya de manera equitativa y se proteja a los más vulnerables de la sociedad.

La Comisión ha publicado una evaluación del impacto social del programa y concluye que, en caso de aplicarse plenamente y en el momento oportuno, las medidas en él previstas ayudarán a Grecia a recuperar la estabilidad y la senda del crecimiento económica y socialmente sostenible, contribuyendo a satisfacer las necesidades y los retos sociales más acuciantes en el país heleno.