El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha aprobado un préstamo por 62 millones de dólares para que pequeños productores puedan adoptar tecnologías que incrementen los rendimientos agropecuarios, el valor de la producción y la eficiencia productiva en Bolivia.

A través de apoyos directos se financiará la entrega de bonos no reembolsables para cubrir parcialmente los costos de adopción de diferentes tecnologías agropecuarias incluyendo riego tecnificado, deshidratadores, molinos, desgranadoras, cercas eléctricas e invernaderos, y asistencia técnica integral a los beneficiarios.

Este programa espera beneficiar a 45.500 pequeños productores de comunidades indígenas de origen campesino con bajos niveles de ingresos. La operación prevé promover la participación de las mujeres productoras permitiendo el contacto con asociaciones de mujeres campesinas y la provisión de asistencia técnica con enfoque de género entre otros.

Esta es la segunda operación en Bolivia que, con apoyo del BID, busca mejorar la productividad y competitividad del sector a través de la entrega de apoyos para la adopción de tecnologías agropecuarias.

Los resultados de la evaluación de impacto de la primera operación muestran que este programa incrementó los ingresos de los hogares beneficiarios en 36% y disminuyó la vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria en menos de 32%.

 

El costo total del programa es de 62 millones de dólares que serán financiados por el BID de forma Blend (BL). La cantidad de 49,6 millones de dólares se cargarán a los recursos del Capital Ordinario a 30 años de amortización con un periodo de gracia de 6 años y una tasa de interés basada en LIBOR.

Los 12,4 millones de dólares restantes vendrán del Fondo de Operaciones Especiales con un periodo de gracia y de amortización por 40 años y una taza de interés de 0,25%.