EMPRESAS

Apuesta de futuro de Endesa

Además de Zem2All, Endesa apuesta fuerte por otros dos proyectos relacionados con la movilidad eléctrica, ZeEUS y Victoria 

La electrificación del transporte público es una tendencia creciente en Europa, y los autobuses eléctricos no tardarán mucho en entrar en los mercados como una de las opciones más interesantes para cumplir con los objetivos ambientales urbanos de las grandes ciudades (calidad del aire, reducción de emisiones contaminantes o menores niveles de contaminación acústica).

Por ello, y como parte de su apuesta decidida, Endesa es la única eléctrica española, y una de las dos representantes del sector eléctrico europeo, que forma parte del consorcio del proyecto europeo ZeEUS (Zero Emission Urban Bus System), una iniciativa pionera que se centra en demostrar la viabilidad económica, ambiental y social de los autobuses eléctricos urbanos.

ZeEUS

El proyecto ZeEUS cuenta con un presupuesto total de 22,2 millones de euros, una duración de tres años y medio y está respaldado por el Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico (7PM).

ZeeusEl consorcio está formado por 40 socios entre los que cabe destacar a empresas e instituciones europeas de primera fila como Eurelectric, Vatenfall, Volvo, Skoda, UITP (Union Internationale Des Transports Publics), IDIADA, Bus Transport For London, Universita Degli Studi Di Roma La Sapienza, ASSTRA (Associazione Trasporti). Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) y la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), Irizar, GMV y Enide son los otros socios españoles que, junto con Endesa, llevarán a cabo las pruebas de demostración en la única ciudad española representante en el proyecto, Barcelona.

En ZeEUS se han establecido 8 ciudades demostradoras. En Barcelona, Bonn, Plzen, Muenster y una ciudad italiana, se trabajará con autobuses puramente eléctricos, mientras que en Londres, Glasgow y Estocolmo se investigará con vehículos híbridos y de economía extendida.

El plan de demostración de Barcelona, en el que participa Endesa, incluye 4 autobuses y 4 cargadores rápidos en las cocheras de la TMB. La compañía se encargará del diseño de un sistema inteligente para la gestión del proceso de carga de los autobuses eléctricos, monitorización del impacto en la calidad de la red eléctrica de los diferentes procesos de recarga; y de su enlace con otro de los grandes proyectos de movilidad eléctrica europea, Green eMotion, y su difusión a través de Eurelectric.

VICTORIA

VICTORIA (Vehicle Initiative Consortium for Transport Operation and Road Inductive Applications) es un proyecto que está fundamentado en tecnologías de transferencia de energía por inducción que permitan la carga dinámica de vehículos eléctricos con el objetivo de su introducción en el transporte eléctrico urbano rodado en las ciudades de una forma segura, eficiente y rentable.

Este proyecto considera la modificación de un autobús urbano 100% eléctrico para equiparlo con un novedoso sistema de recarga por inducción, de modo que disponga de una mayor autonomía en comparación con un autobús eléctrico convencional, al estar dotado de un innovador sistema de carga tanto dinámica como estática, que permite no solo la recarga en las cocheras de modo convencional, durante la noche, sino también cargas parciales en una estación de recarga inductiva estática y en un carril de recarga inductiva dinámica, dispuestos en el recorrido de la línea urbana, una vez por cada uno de sus trayectos durante su uso a lo largo de la jornada.

Grafico 2 VictoriaEstas cargas parciales, realizadas durante el uso normal del autobús a lo largo del día mediante el sistema inductivo, tanto cuando el autobús está detenido en la parada como cuando se encuentra en movimiento a lo largo del carril, permiten disponer de un suplemento de energía y la utilización del autobús un mayor tiempo, en comparación  con un autobús eléctrico que únicamente fuera cargado en cocheras al finalizar la jornada, mejorando así, sustancialmente, su rentabilidad y eficiencia. Por otro lado, al contarse con dicha tecnología inductiva, se puede reducir el volumen y peso de las baterías en estos autobuses disminuyendo su coste de modo sustancial, en comparación con un eléctrico con sistema de carga convencional, a la vez que se logra el mencionado incremento de autonomía.

Este novedoso sistema de triple modalidad de carga será totalmente pionero en el mundo (se prevé patentarlo) y consiste en:

1. Carga rápida conductiva mediante protocolo CHAdeMO. El primer modo de carga podrá ser de una potencia de entre 50 y 100 kW y permitirá al autobús realizar una gran parte del recorrido sin necesidad de cargas parciales. El objetivo es doble: realizar una carga del vehículo en cocheras en un tiempo limitado, de forma que el autobús eléctrico inicie la ruta con la máxima capacidad disponible; y la posibilidad de realizar recargas rápidas en cargadores rápidos distribuidos por la ciudad de Málaga maximizando así el uso de infraestructura actualmente existente de proyectos de Innovación previos como es el caso de GreenEmotion y Zem2All.

2. Carga inductiva en ruta estática. El segundo modo permite la transferencia de elevada potencia durante periodos muy breves de tiempo, inferior a un minuto, para la carga del vehículo en las paradas breves, tales como paradas de autobús a lo largo del recorrido para recogida de personas o en semáforos. Se prevé una potencia de entre 25 y 50 kW.

3. Carga inductiva en ruta dinámica. El tercer modo es de potencia media o baja para realizar la carga del vehículo mientras éste se encuentra circulando en un carril específico habilitado para tal fin cuya longitud prevista será de entre 100 a 150m. Se prevé instalar una potencia de entre 10 y 20kW.

El consorcio VICTORIA está formado por un total de 6 empresas y 3 Organismos de Investigación. Entre las empresas, Endesa lidera el proyecto que cuenta además con Conacon, Empresa Malagueña de Transportes (EMT), Isotrol, Mansel, Innterconecta, MC2 y Omeac. Los organismos de investigación son el CIRCE (Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos), la Universidad de Málaga y AICIA (Asociación de Investigación y Cooperación Industrial de Andalucía).

Además, contará con un consejo asesor (Advisory Board) con expertos internacionales que participarán en el proyecto aportando su apoyo y experiencia, para incrementar el valor de los resultados obtenidos.

 

Inmaculada Sánchez