El beneficio neto de Endesa en los 9 primeros meses del ejercicio ha ascendido a 1.206 millones de euros, cifra similar a la obtenida en el mismo periodo del ejercicio anterior (1.208 millones de euros) a pesar de no incluir el resultado generado por el negocio latinoamericano de la empresa, que fue vendido a Enel en el último trimestre de 2014

Si la comparación entre ambos periodos se realiza en términos homogéneos, es decir, teniendo en cuenta únicamente las Actividades Continuadas, que recogen exclusivamente el resultado del negocio en España y Portugal, el incremento del resultado neto habría sido del 62,7%.

Endesa“Estos resultados demuestran la solidez de nuestro negocio” asegura José Bogas, consejero delegado de Endesa. “La generación de cash flow no sólo ha cubierto nuestros atractivos dividendos y las inversiones, sino que también ha permitido una reducción de la deuda neta. En conjunto, estos resultados corroboran el posicionamiento estratégico de nuestra empresa, totalmente enfocado en España y Portugal desde la OPV, y garantizan el crecimiento y un fuerte flujo de caja”.

El incremento registrado por los resultados de Endesa hasta septiembre de 2015 se ha debido a la positiva evolución del margen bruto de sus negocios, a pesar de que el del negocio liberalizado se ha normalizado frente a los excepcionales márgenes obtenidos en 2014.

Los ingresos de Endesa se situaron en 15.412 millones de euros, en línea con los obtenidos en el mismo periodo de 2014, que fueron de 15.542 millones de euros. A su vez, el resultado bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 2.752 millones de euros, un 11,5% superior.

Por lo que respecta al Ebitda generado por el mercado liberalizado, se ha visto afectado por el mayor coste de compra de la electricidad dado que el precio medio aritmético en el mercado mayorista de electricidad se ha situado en 50 euros/MWh durante el período enero-septiembre de 2015 (+26,5%), lo que ha conllevado un mayor coste medio en las compras de electricidad, así como un mayor impuesto sobre la generación de electricidad.

El resultado de explotación (EBIT) tuvo un incremento del 33,3%, hasta situarse en 1.735 millones de euros.

Deuda financiera

A 30 de septiembre de 2015, la deuda financiera neta de Endesa era de 5.095 millones de euros, lo que supone una reducción de 325 millones de euros respecto de la existente a 31 de diciembre de 2014.

Esta reducción fue posible gracias a que el cash flow operativo, que ascendió a 1.693 millones de euros, fue superior al importe de las inversiones y del dividendo ordinario con cargo al resultado de 2014.

Las inversiones brutas en los nueve primeros meses de 2015 ascendieron a 761 millones de euros, con un incremento del 20,4%. De ellas, 723 millones de euros correspondieron a inversiones materiales e inmateriales, y los 38 millones restantes a inversiones financieras.

Por otro lado, en los nueve primeros meses de 2015, la demanda eléctrica peninsular ha aumentado un 2,5% (+1,1% corregido el efecto de laboralidad y temperatura), sumándose así al positivo comportamiento de los indicadores que apuntan a una recuperación de la economía española.