MOTOR

Toyota Prius: mayores cotas de eficiencia

Las sucesivas generaciones del Toyota Prius han introducido avances considerables en los niveles de emisiones y consumo de combustible, pero ninguna tanto como esta cuarta generación. Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) alcanzarán un nuevo mínimo de sólo 70 g/km, mientras que el consumo medio de combustible partirá de apenas 3,0 l/100 km.

Estas cifras suponen la mayor mejora hasta la fecha de una generación de Prius a la siguiente desde su lanzamiento en 1997. Al mismo tiempo, fiel al compromiso de Toyota de crear vehículos cada vez mejores, el nuevo Prius cuenta con unas cualidades dinámicas potenciadas en términos de tacto de conducción, respuesta e implicación del conductor.

Avances en eficiencia

Utilizar menos combustible y reducir las emisiones han sido siempre objetivos esenciales para el concepto del Toyota Prius. Con el nuevo modelo, Toyota se ha embarcado en un exhaustivo nuevo diseño de su sistema híbrido y ha creado un perfil aerodinámico revolucionario que elevará su emblemática eficiencia a nuevas cotas.

prius_2015_15Los cambios introducidos en el sistema híbrido son fundamentales para este logro, incluido el desarrollo del motor de gasolina de ciclo Atkinson VVT-i de 1.8 litros, que ofrece la mejor eficiencia térmica del mundo en un propulsor de sus características (40%). Los minuciosos cambios de la unidad han reducido la fricción y las pérdidas mecánicas, de modo que se puede obtener una mayor cantidad de energía de cada gota de carburante.

En el resto del sistema, los principales componentes han sido rediseñados o revisados para reducir el peso y mejorar la eficiencia, incluido el transeje, el motor eléctrico y la unidad de control de la energía. La nueva batería de hidruro de níquel (NiMH) se ha hecho más compacta, a pesar de presentar una mayor densidad energética, lo que ofrece un mejor rendimiento y una colocación más sencilla, ya que ahora se encuentra totalmente bajo el asiento trasero, por lo que el espacio del maletero no se ve afectado.

La aerodinámica del nuevo Prius hace también una importante contribución. El perfil más bajo y elegante del vehículo es más nítido y llama más la atención, pero al mismo tiempo presenta una mayor eficiencia aerodinámica. Toyota ha conseguido reducir aún más el coeficiente de resistencia (Cd), de 0,25 a 0,24. Tanto la carrocería como la zona bajo el piso cuentan con detalles que ayudan a suavizar el flujo de aire por encima, por debajo y alrededor del vehículo, con lo que disminuye el consumo de combustible.

Mejores prestaciones en condiciones reales

El nuevo Prius acelera de cero a 100 km/h en 10,6 segundos. La recuperación de 80 a 120 km/h se puede realizar en solo 8,3 segundos, y la velocidad punta es de 180 km/h. La potencia del nuevo sistema híbrido es de 122 CV DIN/90 kW, y el sistema de tracción desarrolla ahora su potencia de una forma mucho más intuitiva.

La nueva unidad de control de la energía permite que el sistema utilice más potencia eléctrica, lo que significa que la aceleración parece más natural, y el motor se revoluciona progresivamente a medida que el vehículo gana velocidad.

El sistema híbrido del nuevo Prius ha sido desarrollado para optimizar aún más su respuesta en circunstancias de tráfico real. El motor eléctrico produce ahora su pico de potencia mientras el de combustión sigue incrementando su respuesta de tal forma que ambos se complementan más eficazmente durante la aceleración.

Igual que en el modelo anterior, la potencia máxima de Prius no es la suma de las potencias máximas de ambos motores porque las entregan en diferentes instantes. En unas condiciones normales de conducción, el sistema híbrido del nuevo Prius, con una menor presión sobre el acelerador, ofrece una mejor respuesta y una mayor eficiencia.

La usabilidad del día a día también mejora notablemente. Esta cuarta generación del Prius es la primera en poder tirar de un remolque, gracias a su capacidad de tracción de 725 kg (sin frenar).

Mejor dinámica del vehículo

La atención a una mayor eficiencia ha sido comparable al compromiso de Toyota para alcanzar un mejor comportamiento dinámico, que hace del nuevo Prius un vehículo cuya conducción se disfruta aún más. En esta misión es esencial el uso de la primera plataforma basada en la Nueva Arquitectura Global de Toyota -Toyota New Global Architecture (TNGA)-, denominada plataforma GA-C, que ha hecho posible un vehículo con un centro de gravedad mucho más bajo (-2,5 cm), un elemento fundamental para asegurar un mejor tacto de conducción.

El resultado es una carrocería mucho más rígida: una mejora del 60 % con respecto al modelo actual. Esto se ha conseguido gracias a la aplicación de nuevas técnicas de soldadura y construcción y al uso estratégico de acero de alta resistencia, tan resistente como ligero.

Una nueva suspensión trasera de doble triángulo contribuye a un mejor tacto de conducción y estabilidad, junto con un mayor confort para los ocupantes. Está ajustada para aprovechar el mayor rendimiento reduciendo el desplazamiento de la carrocería y manteniendo la estabilidad en línea recta, de forma que el vehículo es tan apto para afrontar carreteras sinuosas como para circular por autopista.

Estas cualidades se combinan con una mejor respuesta del acelerador, la dirección y los frenos, lo que potencia considerablemente el comportamiento dinámico del Prius y da lugar a una conducción más apasionante.