INSTRUMENTOS

¿Ha llegado la hora de cambiar de trabajo?

La consultora Grupo Actual ha publicado un listado de síntomas clásicos de que nuestro recorrido en la empresa para la que trabajamos actualmente ha llegado a su fin. No haber aprendido nada nuevo en mucho tiempo o sentir cierto desdén por tu jefe y/o compañeros de trabajo son algunas de las señales de alerta que hemos de tener en cuenta.

“Tener una bola en la garganta cada domingo noche es mal síntoma. La falta de motivación para acudir al puesto de trabajo es el primer indicador de que algo no marcha bien en nuestra carrera laboral” señala Alberto Blanco, director de Grupo Actual. Y puntualiza: “Cambiar de trabajo siempre da un poco de vértigo, especialmente en los momentos que vivimos. Pero el riesgo siempre será mejor que ir languideciendo día a día en una posición que cada vez aborreces más”.

345017311. No aprendes nada nuevo. Y no nos referimos únicamente a los cursos y seminarios. El trabajo ofrece muchas otras oportunidades de aprendizaje fuera de los planes de formación: involucrándote en nuevos proyectos, entrando en contacto con nuevas herramientas y tecnologías, trabajando con personas interesantes y con más experiencia, etc.

2. Cada día es una repetición del anterior. Si tu trabajo se ha convertido en una rutina continuada en la que no tienen cabida nuevos retos, enfoques o alicientes, es hora de hacer algo al respecto. Las novedades son excitantes, nos ayudan a vivir. Y, por supuesto, a trabajar.

3. Desarrollo profesional = cero. Las promesas que te hicieron cuando llegaste han caído en el olvido. Desarrollo, crecimiento, promoción… nada se eso se ha producido. Llega un momento en que ya no estás ni enfadado, sino resignado a qué si has de crecer no será en ese lugar.

4. No compartes la misión de la empresa. Si cuando te hablan de ‘la misión y la visión ‘de tu empresa te produce, según el día, entre risa e indiferencia, los dos tenéis un problema.  Ya sea porque no te crees su discurso -dicen una cosa pero hacen otra- o porque no lo compartes. Si tu forma de ver las cosas es muy diferente a la de la empresa en la que trabajas, será difícil que te sientas involucrado en el proyecto.

5. Tú jefe no te inspira. Miras a tu jefe y te preguntas: ¿qué he hecho yo para merecer esto? Hace ya mucho tiempo que ves fisuras insalvables en la figura de tu superior directo. No te crees lo que te cuenta, no confías en su palabra, no te sirve como modelo ni puedes apoyarte en el cuando tienes un problema. ¿Qué clase de jefe es ese?

6. No te sientes valorado. Nadie parece reparar en tu trabajo ni en lo que consigues con él, lo cual es descorazonador y nada motivador. El reconocimiento no da de comer, pero refuerza la autoestima y puede incidir positivamente en tu productividad. Que, al menos, la organización manifieste que ha tomado nota y valora tus aportaciones forma parte de eso que  llaman ‘salario emocional’.

7. El proyecto en el que trabajas no te importa. No consigues involucrarte en el mismo ni el plano profesional ni el personal. No crees que le aporte nada de valor a nadie y menos que a nadie a ti. En esas condiciones tu aportación al resultado del mismo está condenada a ser pobre.

8. No te llevas bien con tus compañeros. Sólo de pensar en la fiesta de navidad de la empresa te deprimes. Dicen que al trabajo no vas a hacer amigos… ¡Pues deberías! Somos seres humanos. Las relaciones con tus compañeros son fundamentales para crear un clima laboral sano y productivo. Cuando eso falla, tu estado anímico se resiente y el rendimiento cae.

9. Fantaseas con irte a la competencia. Tú relación con la empresa está ya en fase terminal. No sólo piensas en la posibilidad de marcharte, sino que te gustaría hacerlo al lugar que crees que más le dolería a tu empleador, su máximo competidor. Un deseo que alberga algo de rencor y de revancha. Aunque también, posiblemente, el deseo de que se den cuenta del error que cometen al dejar escapar un talento como el tuyo.

10. Te aburres. El trabajo es una faceta importante de nuestra vida. Pasamos demasiado tiempo en él para que no extraigamos de esas horas algo positivo. Si desde que llegas a tu puesto de trabajo lo único que haces es mirar el reloj, contado los minutos que faltan hasta que te liberen, no cabe duda de que ese trabajo no es para ti.