REE obtuvo en 2015 606 millones de euros, un 8,3% superior al de 2014 en términos homogéneos y un 15,6% inferior si se consideran las partidas no recurrentes incluidas en el cuarto trimestre del año pasado.

El Ebitda generado en 2015 fue de 1.458,4 millones de euros, un 5,3% por encima del generado en el ejercicio precedente. Más de la mitad de su crecimiento se debe a la actividad de telecomunicaciones y el resto procede de las actividades tradicionales de Red Eléctrica.

El total de inversiones alcanzó los 447,8 millones de euros, de los que 410,7 millones se destinaron al desarrollo de la red de transporte nacional. En esta cantidad no se incluye el 50% de la sociedad chilena TEN, por un importe de 218 millones de dólares y cuyo desembolso se ha realizado en 2016.

El dividendo del ejercicio 2015 que se propondrá a la Junta General de Accionistas ascenderá a 3,21 euros por acción, un 7% por encima de lo pagado el año anterior y en línea con lo anunciado en el plan estratégico de Red Eléctrica.