ECONOMIA

Convertir Sevilla en una Smart City, el gran reto de la próxima década

El Capítulo de SingularityU Sevilla ha presentado este martes en la Fundación Cajasol las conclusiones del estudio ‘Hacia la Sevilla de 2025’, que recoge los resultados más destacados de una encuesta en la que casi 1.200 empresarios, profesionales y tecnólogos de la ciudad han reflejado cómo debiera ser la ciudad de Sevilla dentro de 10 años.

8826 Hacia la Sevilla de 2025El acto ha sido presidido por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quien ha clausurado el acto, y que ha sido acompañado por Luis Rey, Embajador del Capítulo de SingularityU Sevilla; Manuel Bellido, presidente del Consejo Empresarial de SingularityU Sevilla; Rosa Santos, subdirectora adjunta de Cultura y Relaciones Institucionales de la Fundación Cajasol; José Manuel Petisco, CEO en España de Cisco.

El informe, en el que se plasma un análisis de las aportaciones divididas en los grandes desafíos de la humanidad según Singularity University, agua, salud, energía, espacio, alimentación, educación, gobernanza y medio ambiente, revela las características que tendrá adoptar la ciudad de Sevilla para ser competitiva ante el nuevo modelo económico y social, protagonizado por las tecnologías disruptivas y la conectividad aplicado a los distintas áreas.

Así, los sevillanos han propuesto, por lo general, que Sevilla se convierta en 2025 en una Smart City a todos los efectos. Así, han sugerido mayor reciclaje, el uso de Big Data, riego por sensores y aumento de control para solucionar la escasez de agua; gestión de la producción actual, desarrollo de nuevos alimentos y creación de una red para recoger y entregar los excedentes de alimentos a quien lo necesite en el campo de la alimentación; aumento de la investigación y la prevención en el sector sanitario; la apertura de Sevilla al exterior para atraer el talento y convertir la ciudad en referente de excelencia universitaria; gestión más transparente y ágil desde las administraciones públicas con una estrategia digital; la aplicación de la tecnología para la reducción del coste y consumo energético; y potenciar la ambición de convertir a Sevilla en referente mundial de la energía renovable.

Según el análisis de las conclusiones, Sevilla deberá aspirar continuamente a la excelencia por su innovación, su calidad de servicios y su sostenibilidad, alejándose de la imagen tópica y acomodaticia y tomando consciencia de las fortalezas y la necesidad de aprovecharlas para fomentar el talento local, atraer el foráneo y buscar una vida de calidad.

9100 Hacia la Sevilla de 2025Otra de las grandes conclusiones son las oportunidades estratégicas de máximo interés que se presentan: producción agroalimentaria renovada, educación, energía solar, medio ambiente y salud, que pueden generar una sociedad avanzada y rica, tanto desde el punto de vista intelectual como material.

La tercera gran conclusión que ofrece este estudio es la importancia que los sevillanos le dan al gobierno municipal, recalcando el papel crucial de la administración, muy particularmente la local, en crear condiciones necesarias para que los ciudadanos, tanto innovación, grupos de investigación y empresas, puedan colaborar y generar innovación.

La apertura al mundo, la creación de instituciones y la reclamación de modo reiterado de redes, contactos e interacciones es otro de los grandes reclamos de los participantes. Así, se refleja una sociedad acogedora y que desea ofrecer oportunidades y atrae a quienes estén dispuestos a esforzarse por generar valor y contribuir al progreso de la humanidad.

Por último, y según recoge el estudio, los sevillanos coinciden en reclamar honestidad, transparencia y mejora continua tanto en la gestión pública como a nivel privada y en distintos ámbitos. Desde la calidad educativa hasta la medioambiental, las conclusiones solicitan sistemas, datos y procedimientos de control que permitan a nuestra actividad cotidiana mejorar de modo progresivo, mediante una colaboración que, presidida por la honradez, vea los fallos como parte del aprendizaje.

Por su parte, José Manuel Petisco, CEO de Cisco España, anunció que las grandes características de las empresas y los empleos en los próximos 10 años serán la conectividad, el espíritu colaborativo y la virtualización. Además, subrayó el carácter volátil de las empresas actuales si no adoptan claves disruptivas en sus planes de negocio.

Petisco, asimismo, ayudó a desvelar lo que pueden ser las debilidades de la empresa digital española frente a la media mundial, que son principalmente el liderazgo de los CEOs y la ciberdelincuencia, señalando que España “es el tercer país del mundo en ciberataques y el tercero con más archivos infectados en las entidades financieras, lo cual es una extraordinaria oportunidad de negocio”.