EntrevistasPERSONAS

“La industria 4.0 no es una elección, sino una necesidad”

Entrevista a Javier Cañizares, responsable del sector Aeroespacial y Procesos Productivos en Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA)

 

Agenda de la Empresa: ¿Ve a las empresas andaluzas preparadas para la industria 4.0? ¿Cuáles son las compañías punteras en este sentido?

Javier Cañizares Garamendi: Siendo objetivos, en Andalucía todavía hay pocas industrias que se pueda afirmar que son modernas y están tecnificadas dentro de los parámetros de lo que se considera industria 4.0 en cuanto a robotización, sensórica, incorporación de TIC, Big Data, etc. No sólo en Andalucía, España parte de una posición de desventaja y de debilidad frente a otros países europeos, aunque es destacable el caso de algunas regiones como el País Vasco, Cataluña o Madrid. No obstante, en Andalucía es posible encontrar empresas muy tecnológicas y tecnificadas en determinados nichos, por ejemplo en el sector aeroespacial en general y, en concreto, es destacable el caso de las factorías de Airbus en Sevilla, Puerto Real y el Puerto de Santa María que, por ejemplo, están desarrollando la implantación de robots colaborativos, automatización de procesos, la maqueta digital integral, la fabricación aditiva, y la mejora en la eficiencia de los materiales, partiendo de proyectos con financiación CTA (Futurassy, Minerva, Ariadne, Fitalm, Gain). Como ejemplo, Airbus ha desarrollado en la planta de Puerto Real el proyecto Futurassy para el uso de robots de fisionomía “humanoide” bi-brazos diseñados para automatizar procesos de montaje aeronáutico y trabajar en el mismo entorno y espacio que un operario, liberando a los trabajadores altamente cualificados en tareas de mayor valor añadido.

CTA entrevista1A.E.: ¿Qué se puede hacer para favorecer una mejor transición?

J.C.G.: La implantación de la industria 4.0 supone una nueva revolución industrial. Se trata de la ciberindustria del futuro: una industria inteligente que organiza de manera diferente los medios de producción, automatizando, robotizando y sistematizando muchos procesos e incorporando tecnología para ser más eficiente y conseguir mayor competitividad. El salto que deben dar las empresas andaluzas desde su situación actual para convertirse en industrias 4.0 es muy grande. Es difícil que las empresas por sí solas lleguen a tener tal nivel de tecnificación por falta de recursos, formación, etc. Es necesario crear un clima favorable desde las administraciones, asociaciones, patronales y sindicatos para facilitar esta gran transformación. CTA es uno de los factores que puede ayudar a las empresas a aumentar su nivel tecnológico. Es nuestro papel, ya que ayudamos a las empresas a incorporar tecnología y además facilitamos su colaboración con la Universidad para que se nutran del nuevo conocimiento y sea efectiva la transferencia tecnológica, siempre con el objetivo final de que la empresa acabe siendo más competitiva a corto plazo.

A.E.: ¿Qué consecuencias tendrá la implantación de la Industria 4.0 en la economía y el empleo andaluz?

J.C.G.: Sabemos que desaparecerán algunas tareas o maneras de hacer las cosas, pero, al mismo tiempo, aparecerán otras más eficaces y con mayor valor añadido. La evolución de la industria hacia lo que se denomina 4.0 no es una elección, sino una necesidad. Es imprescindible para mantener una posición competitiva en el contexto de una economía globalizada. O evolucionamos hacia ese objetivo, o quedaremos fuera del mercado. La política industrial de la Unión Europea para el periodo 2014-2020 apuesta por un sector industrial muy competitivo, ya que Bruselas es consciente de que la industria menos tecnificada y que basa su competitividad en el precio acabará desplazándose a otras áreas geográficas, porque producir en Europa es más caro. Por eso, se apuesta por una industria tecnificada y además especializada en determinados sectores por regiones.

A.E.: Dentro de los puntos que conforman la Industria 4.0, ¿cuáles tendrán mayor implantación en Andalucía a corto plazo?

J.C.G.: Por sectores, las industrias más avanzadas o fuertes, tecnológicamente hablando, en Andalucía son el aeronáutico y el energético. En cuanto a tecnologías, tenemos buenas capacidades en simulación, computación e ingeniería, además de buenas escuelas de Ingeniería Industrial. Un informe elaborado por CTA sobre la situación de Andalucía ante la política industrial de la UE 2014-2020 indica que las líneas prioritarias de Bruselas en las que Andalucía tiene mayor potencial son el mercado de bioproductos y las redes inteligentes, mientras que la construcción sostenible y el transporte limpio pueden ser sectores de oportunidad y las tecnologías limpias y facilitadoras son las áreas en las que la región tiene una posición menos competitiva, por lo que habría que estudiar fórmulas para dotarla de las capacidades necesarias.

A.E.: ¿Qué otro tipo de proyectos están recibiendo en CTA relacionados con la implantación de la industria 4.0?

J.C.G.: Como factorías que están evolucionando hacia la industria 4.0 propiamente dicha, nos han presentado y estamos financiando proyectos de aeronáutica y automoción relacionados con temas como simulación o mejora de procesos. Además, también estamos financiando proyectos de medianas y pequeñas ingenierías tecnológicas que desarrollan tecnologías útiles para la industria 4.0, como visión artificial o sensórica.

A.E.: ¿Qué servicios ofrece CTA a las empresas para ayudarles en este sentido?

J.C.G.: Además de la financiación de proyectos, CTA ofrece una serie de servicios avanzados de apoyo a la I+D+i empresarial, que abarcan desde el asesoramiento en la planificación estratégica de la I+D+i hasta apoyo en procesos de compra pública innovadora, vigilancia tecnológica o evaluación de iniciativas basadas en tecnología. De entre los servicios, el apoyo en internacionalización de la I+D+i es uno de los que más interesan al sector industrial en su evolución hacia la industria 4.0. Acompañamos a las empresas para participar en programas de financiación de la I+D+i, sobre todo europeos, que ayudan a la tecnificación de las empresas y, además, les permiten interactuar y aprender de socios internacionales.

 

Bio
Javier Cañizares Garamendi es responsable del Sector Aeroespacial y de Procesos Productivos en CTA. Ingeniero Industrial por el ICAI y Máster en Planificación, Economía y Operación del Transporte Urbano y Metropolitano, ha dedicado la mayor parte de su trayectoria profesional de casi treinta años a la planificación, gestión, ejecución y puesta en valor de resultados de programas y proyectos de I+D+i nacionales e internacionales en los sectores aeronáutico, espacial, industria y política de transporte entre otros, tanto desde el sector público como el privado. En CDTI fue Representante Nacional y Punto Nacional de Contacto para los temas de I+D relacionados con transporte, aeronáutica y espacio dentro del Programa Marco, además de representar y asistir como miembro en sus diversas plataformas y asociaciones nacionales e internacionales relacionadas con la I+D+i.

 

Inma Sánchez