Los clientes de Banco Santander podrán, desde el próximo martes 27 de junio, realizar sus pagos con el servicio de pago móvil Samsung Pay, que se une al pago con cualquier móvil Android con NFC de la aplicación Santander Wallet.

Los clientes de la entidad sólo tendrán que dar de alta sus tarjetas de débito o de crédito en los dispositivos Samsung compatibles. En España, Samsung Pay es actualmente compatible con los smartphones Galaxy S8 y Galaxy S8+, Galaxy S7 y S7 edge, Galaxy S6, S6 edge y S6 edge+, así como Galaxy A5 2016 y 2017.

En el momento del pago, el servicio se activa simplemente acercando el smartphone a menos de cinco centímetros del TPV o lector de tarjetas del establecimiento, y deslizando el dedo por la pantalla del smartphone. El usuario deberá elegir la tarjeta con la que desea realizar el pago e identificarse con el sensor de huella dactilar para autorizar la transacción y garantizar la completa seguridad de la operación.

Samsung Pay utiliza tres niveles de seguridad: identificación con la huella dactilar o escaner de iris, tokenización, que encripta los credenciales de la tarjeta, y la plataforma líder de seguridad móvil, Samsung KNOX.