DestacadosECONOMIA

El trabajo flexible genera más de 270.000 millones en Europa

La Gig Economy está en auge y, con ella, los trabajadores flexibles, que ya suponen entre el 20 y el 30% de la población en edad de trabajar. Tanto es así que, solo en el último año, este tipo de trabajo ha generado 1,4 billones de dólares en la economía estadounidense y más de 270.000 millones de euros en Europa.

Según una encuesta de Adecco Group y LinkedIn, a nivel mundial, solo un tercio de los encuestados afirma que busca un trabajo flexible porque es incapaz de encontrar uno permanente. Sin embargo, esta cifra es del 54% en España y su tasa de desempleo es una de las más elevadas, lo cual está íntimamente relacionado. En este sentido, a medida que desciende la tasa de paro, también lo hace la proporción de aquellos vinculados al trabajo flexible que lo consideran el último recurso.

El perfil mayoritario de trabajador flexible en España es el de un hombre o mujer indistintamente, con estudios universitarios (55%), con un perfil profesional senior (78%), que invierte alrededor de un año en cada proyecto o empresa, que ha estudiado Administración y Dirección de Empresas (36%) y que busca un empleo con un salario elevado (62%) y que le permita conciliar (53%).

Las mayores diferencias entre los trabajadores flexibles españoles y los de otros países radican en la proporción de ellos que cuenta con formación universitaria (un 73% a nivel mundial frente al 55% en España) y que lo españoles otorgan mayor importancia al salario que a la conciliación, mientras que en otras naciones estas dos variables tienen el mismo peso (alrededor de un 58%).

Entre los jóvenes destaca la percepción de que el trabajo flexible es algo positivo, tal y como afirma la totalidad de los entrevistados de entre 18 y 26 años que ya tienen un empleo flexible. También opina lo mismo el 76% de los jóvenes que aún no han tenido ningún contacto con este tipo de empleo.

Además, aun siendo conscientes de las desventajas que puede acarrear el trabajo flexible, el 85% de los trabajadores flexibles y el 47% del resto de encuestados creen que las ventajas de esta modalidad laboral compensan todos los posibles inconvenientes.

Atendiendo a la edad, las motivaciones que llevan a una persona a tener un trabajo flexible son diferentes. En el caso de los millennials, el 42% de ellos opta por esta modalidad con el objetivo de lograr un trabajo indefinido a jornada completa. El motivo más extendido entre los baby boomers, con un 30%, tiene que ver con la flexibilidad que les otorga este tipo de empleo.