Cincuenta años después del modelo en el que se inspira, el nuevo Citroën E-MEHARI juega la carta de la modernidad, con un nuevo diseño que expresa los códigos estilísticos de la marca.

Sus líneas depuradas dan forma a un cabrio de cuatro plazas lúdico y divertido que conserva el espíritu y el diseño icónico del Méhari de 1968. Su silueta única se resalta con unas aletas ensanchadas, menor altura de la carrocería y unos paragolpes de color negro. Las protecciones delantera y trasera van ahora pintadas en masa, en el mismo color que la carrocería.

Maison Vignaux @ Continental ProductionsOtros elementos que distinguen a este “electrón libre” son sus llantas de aleación ligera de 15’’ GIVE ME FIVE con un nuevo color gris. Además, tanto en la parte trasera como sobre la calandra delantera integra, en coherencia con toda la gama actual, los nuevos chevrones negros.

Cuenta con un salpicadero rediseñado en un plano muy horizontal para ofrecer una mayor sensación de espacio a bordo. También integra, en el lado del acompañante, una nueva moldura decorativa en el color de la carrocería que enmarca los aireadores y proyecta más modernidad. Y para reforzar su nivel de confort, va equipado con un nuevo volante de tres brazos y nuevos asientos visualmente más acogedores.

Juega la baza de la personalización con la posibilidad de elegir entre: cuatro colores de carrocería, dos tonalidades para el techo flexible y un1 techo rígido. Así, el E-MEHARI puede ir vestido de azul grand bleu, naranja mecánica o yellow submarine, a los que se suma un nuevo color bautizado como “carte blanche”. A la vez se pueden combinar con los tonos disponibles para el Soft Top de tela, negro o naranja, o para el del nuevo Hard Top, disponible en negro brillante.

Además, el nuevo coche cuenta con una motorización 100% eléctrica. Técnicamente está propulsado por una batería de Litio Metal Polímero LMP de última generación, avalada por la experiencia del Grupo Bolloré, insensible a las variaciones climáticas y probada en más de 150 millones de kilómetros.

Aprovecha la evolución de su cadena de tracción. Puede rodar a una velocidad máxima de 110 km/h, ganar capacidad de respuesta gracias a un par motor que aumenta casi en un 20%, con 166 Nm hasta 3.700 rpm -140 Nm por encima de ese régimen-, y ofrece una experiencia de conducción, cero emisiones y cero ruidos.

Su autonomía homologada en ciclo mixto es de 195 km según la norma NEDC (New European Driving Cycle) y se recarga completamente en 10 horas y 30 minutos en las tomas de 16A de instalaciones específicas en las que pueda conectarse (enchufes convencionales o conexiones públicas del tipo Autolib) o en 16 horas y 30 minutos en los enchufes domésticos de 10A.

Su equipamiento de serie incluye ABS, ESP y ahora cuenta con cuatro airbags, el doble frontal y los laterales delanteros. Hay otros dispositivos de seguridad que son novedad como el encendido automático de las luces de cruce, el sensor de baja presión de los neumáticos o incluso el testigo que avisa del no abrochado de los cinturones de seguridad de la persona que conduce y del acompañante.

En la banqueta trasera también integra dos fijaciones Isofix de 3 puntos para los sistemas de retención de los más pequeños.

Otro detalle específico es el aviso sonoro para peatones, activo a una velocidad inferior a 30 km/h. Este sistema previene a los peatones, mediante un sonido, de que el E-MEHARI se acerca, para compensar su conducción ultra silenciosa. En caso de que se produzca un incidente, cuenta con el botón de llamada Citroën Asistencia.