EXTRA

Ópera del siglo XX: El dictador y el emperador de la Atlántida

EL EMPERADOR DE LA ATLANTIDA

El Maestranza vuelve a apostar por la ópera del siglo XX: El dictador (estreno en España) de Ernst Krenek y El emperador de la Atlántida de Viktor Ullmann. Estas dos óperas son un díptico sobre los grandes tiranos Mussolini y Hitler.

Pedro Halffter adaptó esta última para gran orquesta sinfónica, una obra que sigue siendo actual. Como comenta el director madrileño: “Con estas obras queremos conmemorar el ochenta aniversario de la ‘Noche de los cristales rotos’, cuya imagen más fuerte es la quema de libros por los nazis. Si se queman libros -añade Halffter- siempre termina habiendo muertos. Es un alegato por la libertad de expresión y el teatro debe dar impulso a la sociedad sobre lo que estamos viviendo”.

El dictador es una sátira vodevilesca sobre Mussolini y el poder de seducción de los tiranos, en tanto El emperador de la Atlántida, con su lenguaje de cabaret, aborda la figura de Hitler en una obra cargada de simbolismo, cuya puesta en escena -que rehúye la anécdota para destacar lo que hay de universal en el argumento- recurre a dos géneros que son complementarios.

Ernst Krènek  (1900-1991), discípulo de Franz Schreker en Viena y Berlín, es uno de los más destacados representantes de la música moderna antitonal, en la cual -igual que en las composiciones de Hindemith- lo parodístico y bufonístico tienen un papel muy importante en donde el ritmo vale más que la melodía. Cultivador también de la forma moderna del clasicismo, en su regreso al radicalismo adoptó la técnica de los “12 tonos” de Schönberg, si bien en forma nueva y muy personal en un corpus extraordinario que ha cultivado todas las formas musicales.

Viktor Ullman (1898-1944), nacido en la región de los sudetes fue discípulo de Schönberg, director teatral y profesor de música en Praga. En el campo de concentración de Theresienstadt compuso la ópera en un acto El emperador de la Atlántida, siendo finalmente deportado a Auschwitz, donde fue gaseado.

Sendas orquestaciones de Pedro Halffter – Adagio in memoriamAna Frank y Pequeña obertura para El emperador de la Atlántida completaron esta doble sesión a la que asistió más público de lo esperado en este tipo de música, un público que aplaudió con entusiasmo ambas puestas en escena debidas al joven director Rafael Rodríguez Villalobos (El dictador) y a ese gran maestro que fue Gustavo Tambascio (El emperador de la Atlántida).

El elenco vocal, algunos de cuyos integrantes -el barítono Martin Gantner, la joven soprano Natalia Labourdette, el tenor Vicente Ombuena y la soprano Nicola Beller actuaron en ambas óperas- mostró su sintonía con unos personajes complejos y nada convencionales en un alarde de identificación con tan siniestros protagonistas. En suma: uno nuevo éxito de Pedro Halffter, en su línea de constante renovación del repertorio lírico, lo cual es de agradecer.

MFR