ECONOMIA

La Agenda 2030 redefine el futuro de la tecnología

La Inteligencia Artificial, el Big Data, la Robótica o la Realidad Virtual suponen una oportunidad sin precedentes para alcanzar un mundo más sostenible y comprometido con los ODS

La tecnología tiene un gran potencial para cumplir un papel protagonista en la consecución de la Agenda 2030. ¿Cómo pueden conseguirlo? ¿Qué avances se han llevado a cabo hasta el momento? ¿En qué medida pueden mejorar la vida de las personas y de todos los que habitamos en nuestro planeta?

Inteligencia Artificial. ProFuturo, junto con la UNESCO, han presentado el documento Inteligencia Artificial en la educación, oportunidades y retos Agenda 2030 para el desarrollo. Éste configurará un marco de actuación para ayudar a los países a incluir la IA en las políticas públicas del sector educativo, especialmente en países en desarrollo. De esta forma, aspira a identificar las implicaciones de esta tecnología en las políticas educativas, atendiendo a cuatro grandes retos: garantizar un uso inclusivo y equitativo de la IA en la educación; aprovechar la tecnología para mejorar la educación y el aprendizaje; fomentar el desarrollo de destrezas para el trabajo y la vida en esta nueva época digital, y salvaguardar un uso transparente y auditable de los datos sobre educación.

Y para poder abordar estas cuestiones el documento se ha dividido en tres partes. La primera trata sobre cómo la IA puede ayudar a mejorar la educación y la enseñanza a través de casos prácticos, ofreciendo ejemplos sobre el modo en que la tecnología de IA puede ayudar a los sistemas educativos a utilizar datos para mejorar la calidad y equidad educativas en los países en vía de desarrollo. La segunda versa sobre la preparación de los estudiantes para prosperar en un futuro saturado de IA, así como el cambio necesario en el sistema educativo para afrontar un mundo con la IA, explorando experiencias de gobiernos e instituciones educativas. Finalmente, la tercera parte cierra con un resumen de los seis principales retos e implicaciones en política pública para la introducción de la IA en educación y de cómo preparar a los estudiantes para un contexto impulsado por la IA.  Estos retos se basan en desarrollar una política pública exhaustiva sobre la IA para el desarrollo; garantizar un uso inclusivo y equitativo de la IA en la educación; preparar a los profesores para una educación impulsada por la IA; desarrollar sistemas de datos inclusivos y de calidad; conseguir que la investigación sobre la IA en educación sea significativa y, el último, sobre la ética y la transparencia en la recopilación, uso y divulgación de los datos.

También en el ámbito educativo podemos destacar el método español Smartick, con el que medio millón de niños de entre cuatro y 14 años de todo el mundo aprenden matemáticas. Este proyecto adapta los ejercicios al nivel de cada alumno gracias a un avanzado sistema de IA.

Smartick está consiguiendo grandes resultados: ocho de cada diez alumnos mejoran su nota en la asignatura de matemáticas y un 94% incrementa su capacidad de cálculo, lógica y resolución de problemas. En apenas seis años en el mercado, 32.000 niños de un centenar de países han pasado por el método. Fundada en 2009 por dos emprendedores españoles, Daniel González de Vega y Javier Arroyo, cuenta con un equipo de 45 ingenieros, matemáticos, pedagogos, psicólogos y educadores.

Big Data. La FAO ha lanzado una versión renovada de WaPOR (siglas en inglés de Water Productivity Open-access portal), una base de datos de acceso libre que aprovecha las imágenes de satélites en tiempo casi real para supervisar la productividad de la tierra y el agua en África y el Cercano Oriente. Los datos de WaPOR, lanzada inicialmente en 2017, ayudan a los responsables de las políticas y a los agricultores a tomar decisiones informadas para estar mejor preparados para la sequía y aumentar la producción agrícola con un menor uso del agua.

La versión actualizada 2.0 ofrece una mejor metodología y cubre tres países adicionales con datos de resolución de 100 metros: Iraq, Sudán y Níger. Con las recientes adiciones, el número total de países abarcados por esta resolución ha aumentado de 18 a 21.

El Gobierno de los Países Bajos ha asignado 2,5 millones de dólares para seguir desarrollando la base de datos y ampliarla a otras zonas durante un período de dos años (2019-2020).

En su caso, Vizzuality busca mejorar la toma de decisiones sobre el estado de nuestro planeta y la calidad de vida. Para ello, crea herramientas de visualización de datos que ayudan a comprender grandes cantidades de información. Desde su fundación en 2009, ha trabajado con una variedad de organizaciones de diferentes ámbitos e industrias entre los que se encuentran la NASA, la ONU, Stockholm Environment Institute, Google, World Resources Institute, las universidades de Cambridge, Oxford, Warwick, Stanford University, University of California San Francisco, Conservation International, Winrock International, EO Wilson Foundation y Results for Development.

Vizzuality ha contribuido a desarrollar proyectos de gran impacto medioambiental como Global Forest Watch (GFW), una plataforma online que provee datos y herramientas para monitorización de bosques. Por medio de tecnología de última generación, permite acceder a información en tiempo real sobre deforestación pudiendo detectar dónde y cómo los bosques están cambiando en cualquier lugar del mundo.

Mientras, RONIN (Road Network Information), de INECO, es una herramienta para la gestión integral de la seguridad vial en redes de carreteras que permite disponer de toda la información en la nube en tiempo real. La finalidad del software es administrar de manera eficiente una red viaria en todo su ciclo de vida, facilitando la toma de decisiones a partir de una herramienta personalizable, en la cual se pueden gestionar, representar y esquematizar distintos atributos que determinan la seguridad de la infraestructura. Todo ello para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos en más de 50 países.

Robótica. Orange y la Universitat Politècnica de València, con la colaboración de ZTE, han presentado en la ciudad del Turia distintos casos de uso de la nueva tecnología móvil 5G, fruto de la colaboración entre el Instituto iTEAM y el Instituto ai2 de la Universitat Politècnica de València y Orange. Una de las experiencias pone de relieve las posibilidades del 5G en el manejo de robots industriales. La nueva tecnología elimina los problemas de latencia y demora en la transmisión de datos, lo que permite operar un brazo robótico a distancia y en tiempo real. Una cámara de alta resolución recoge los movimientos del brazo humano que maneja el robot, que son reconocidos, interpretados y convertidos en comandos gracias a una aplicación instalada en un servidor ubicado en la UPV. Esta información se transmite instantáneamente al robot gracias a la red 5G de Orange, permitiendo que este reproduzca los movimientos en tiempo real y sin retardos, valiéndose de la ultra baja latencia que caracteriza del nuevo estándar móvil.

De esta forma, se ilustra la posible aplicación del 5G a distintos sectores industriales, al evitar el desplazamiento de trabajadores especializados que, gracias a esta tecnología pueden dar servicio en remoto desde cualquier parte del mundo, reduciendo al máximo los tiempos de ejecución y aumentando la productividad.

Por otro lado, el centro tecnológico Eurecat (miembro de Tecnio) participa en el desarrollo técnico y funcional de un robot que, mediante IA y aprendizaje automático, permite la teleasistencia robotizada a personas mayores que viven solas por parte de familiares y de personal de atención domiciliaria y médica.

El robot, que está basado en la plataforma robótica Giraff, mide 160 centímetros y pesa unos 15 kg y tiene un diseño modular formado por una pantalla de vídeo en la parte superior y ajustable a la altura del usuario, además de y un pequeño ordenador en la parte inferior, así como unas ruedas que le permiten desplazarse con autonomía para la casa.

“El objetivo es acercar la tecnología a la atención domiciliaria para mejorar la calidad de vida, la seguridad y la independencia del usuario”, explica el responsable de innovación de la Unidad de eHealth de Eurecat, David Marí.

El cuidador virtual utiliza sensores instalados en la vivienda y procesados por un ordenador conectado para analizar el estado y el comportamiento del usuario, detectar situaciones de riesgo y emitir alertas, así como para enviar recordatorios y propuestas para el cumplimiento de la dieta y de la medicación.

La innovación se enmarca dentro del proyecto europeo MoveCare, que aparte de la plataforma robótica Giraff, integra también una comunidad virtual que promueve la socialización de la gente mayor que vive sola con otros usuarios, con personal médico y sanitario y con la familia. MoveCare está financiado por el programa de Investigación e Innovación Horizon 2020 de la Unión Europea, y cuenta con la participación de 14 socios de España, Italia, Francia, Reino Unido, Suecia, Chipre y Eslovenia y finalizará a finales de 2019.

Realidad Virtual, Aumentada e Impresión 3D. A finales de 2018, y por primera vez en el mundo, cirujanos e ingenieros del madrileño Hospital Gregorio Marañón desarrollaron un sistema para quirófano que combina el uso de gafas de Realidad Aumentada y la Impresión 3D personalizada, que permite proyectar sobre el paciente que va a ser operado hologramas de sus pruebas radiológicas, reconstrucciones 3D de su patología y la planificación quirúrgica.

El desarrollo se ha llevado a cabo mediante el trabajo colaborativo del Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón a través de un equipo interdisciplinar de investigadores liderado por los doctores Rubén Pérez Mañanes y José Antonio Calvo (cirujanos ortopédicos oncológicos) y Javier Pascau (director de grado de Ingeniería Biomédica de la UC3M), junto a la empresa madrileña 6DLAB.

Esta nueva herramienta está apoyada en un sistema de navegación tan preciso que permite identificar la postura del paciente en la mesa quirúrgica y desplegar las imágenes virtuales con un grado de exactitud submilimétrico: es como dotar al cirujano de Rayos X mientras opera. Permite mejorar los resultados, minimizar los riesgos y acortar los tiempos de la operación. El reto de los sistemas de posicionamiento, navegación quirúrgica y Realidad Aumentada en quirófano era, hasta ahora, el de conseguir identificar la posición exacta del paciente para poder proyectar de manera automática y con suficiente exactitud la información virtual previamente procesada en el ordenador.

El Hospital Gregorio Marañón ha conseguido un desarrollo que permite proyectar los estudios radiológicos del paciente (TAC, RM, PET, etcétera) directamente sobre el propio paciente con un margen de error submilimétrico, y esto se ha logrado gracias a la combinación de esta tecnología de Realidad Aumentada con las gafas Hololens de Impresión 3D personalizada.

Además, durante la operación, los cirujanos miembros del equipo de desarrollo son capaces de seleccionar mediante comandos de voz o gestos los modelos radiológicos y 3D que quieren que se proyecten sobre el paciente.

Se trata de un sistema de ayuda que aumenta la información anatómica y 3D del paciente durante la propia intervención, sin interferir con el normal procedimiento. La operación se realiza según protocolo quirúrgico habitual, pero contando, en este caso, con una herramienta de visualización avanzada realmente útil ya que ayuda a acortar los tiempos quirúrgicos, minimizar los riesgos y mejorar los resultados.

También en el sector de la salud, OrthoVR pretende aumentar la disponibilidad de prótesis en países de bajos ingresos mediante el uso de herramientas de diseño 3D y VR para aumentar la capacidad del personal clínico en las regiones en desarrollo sin reducir la calidad. La Realidad Virtual permite que los protésicos y ortopedistas aprovechen la acumulación de sus habilidades prácticas y corporales en un entorno digital espacializado.

Por su parte, LIFE, juego móvil y de Realidad Virtual basado en escenarios, enseñará a los profesionales de la salud a identificar y gestionar emergencias médicas utilizando técnicas de entrenamiento similares a los juegos para reforzar los pasos clave que deben realizarse con el fin de salvar vidas. Los profesionales de la salud descargan escenarios de LIFE a sus teléfonos móviles y pueden jugarlos donde quieran. La aplicación móvil utiliza enfoques novedosos para el aprendizaje móvil para mantener a los estudiantes comprometidos y transmitir de manera eficiente los conocimientos clave que necesitan saber para manejar una emergencia médica.

App. Ciclogreen (acelerada en el Fiware Zone del Parque Científico y Tecnológico Cartuja) nace con la ilusión de tener un impacto positivo a nivel ambiental y social. Esta startup ha desarrollado una plataforma que permite realizar modelos predictivos de tráfico basándose en el estudio de los datos de movilidad recogidos por su aplicación móvil, así como por los datos suministrados a través de distintos sensores y cámaras de la ciudad. La misma herramienta ayuda también a grandes empresas a fomentar el transporte sostenible entre sus empleados y a calcular la reducción de emisiones de CO2 resultantes.

Y también con sello español,       Ecoembes lanzó, a finales de 2018, A.I.R-e, el primer asistente virtual de reciclaje. Este chatbot se sirve del reconocimiento a través de imagen, voz y texto para resolver las dudas de los ciudadanos sobre reciclaje.

Creado por TheCircularLab, el centro de innovación en materia de economía circular de Ecoembes, y desarrollado por Accenture, A.I.R-e hace uso de la Inteligencia Artificial para dar información interactiva, al instante, sobre distintas cuestiones relacionadas con el reciclaje de envases como en qué contenedor debe depositarse cada envase y el material del que está compuesto, pero, también, con el reciclaje de otra clase de residuos como mobiliario, menaje y textil.

A.I.R-e funciona a través del reconocimiento de voz y texto del usuario, pero la auténtica revolución de este chatbot viene de la mano de la imagen, ya que es capaz de reconocer, mediante fotografías, el tipo de residuo sobre el que el usuario tenga dudas. Así, el ciudadano podrá mandarle imágenes de aquellos que quiera reciclar y no sepa bien dónde hacerlo, recibiendo una respuesta inmediata por parte de A.I.R-e. Este asistente hace uso de técnicas de aprendizaje automático, por lo que nutre su base de datos a medida que recibe consultas.

Está disponible gratuitamente en múltiples plataformas como Google Play, Apple Store y Facebook Messenger, además de en la web de Ecoembes.

Inma Sánchez y María Cano