EMPRESAS

El AVE a Galicia recibe un fuerte impulso inversor

La ministra de Fomento, Ana Pastor, visitó ayer las obras de esta importante infraestructura, en el tramo Miamán-Ponte Ambía, de 6,7 km de longitud, diseñado para doble vía de alta velocidad y que discurre íntegramente por el término municipal de Baños de Molgas (Ourense). La ejecución de las obras de plataforma de este tramo cuenta con un presupuesto de 75,9 millones de euros.

 

Durante la visita, la ministra ha comprobado la evolución de las obras y su avance conforme al ritmo previsto, así como el estado de ejecución de las principales estructuras.

 

Entre los elementos singulares del tramo Miamán-Ponte Ambía, que se integra en el trazado comprendido entre Lubián (Zamora) y Ourense, destaca por su longitud (1.014 m) el viaducto de Arnoia. Gracias a él, la plataforma ferroviaria salva el río Arnoia mediante un esbelto arco ojival de hormigón, así como el cruce con la línea férrea convencional Zamora-A Coruña, en este caso por medio de pilas tipo pórticos.

 

El viaducto sustenta una plataforma ferroviaria de doble vía, con una anchura de 14 m. Dispone de 19 pilas, con alturas que varían desde los 6,5 m hasta los 57,4 m. Las pilas 16 y 17 son tipo pórtico, diferentes del resto, con un dintel superior que permite salvar el cruce con la línea convencional Zamora-A Coruña.

 

Además del viaducto de Arnoia, el tramo Miamán-Ponte Ambía presenta como estructuras singulares los viaductos de Miamán (177 m), para salvar el valle originado por el Regueiro de Porro, y de Bouzas (216 m), sobre el valle por el que discurre el Regueiro de Bouzas; el túnel de Bouzas (852 m), que ya fue calado el pasado mes de abril, y otros dos viaductos para salvar la línea de ferrocarril convencional.

 

Impulso inversor

El corredor ferroviario de alta velocidad Madrid-Galicia ha experimentado un gran impulso en las últimas semanas con la adjudicación de la construcción de seis nuevos tramos de plataforma en el segmento Lubián-Ourense, por importe conjunto de más de 584,1 millones de euros, lo que pone de manifiesto el firme y decidido compromiso del Gobierno con la conexión de alta velocidad entre Galicia y el centro peninsular en el menor plazo técnicamente posible.

 

Hay que señalar a este respecto que en lo que va de año la conexión Madrid-Galicia en alta velocidad ha recibido unas inversiones globales de 1.745,3 millones de euros.

 

Características técnicas del viaducto de Arnoia

De 1.014 metros de longitud total, la estructura del viaducto se divide en dos partes claramente diferenciadas. La primera, de 802 m de longitud, se distribuye en 11 vanos de 55 m de distancia entre pilas, dos vanos de 42 y 45 m en los extremos y un arco ojival de 110 m de luz (anchura).

 

El tablero de esta parte se está construyendo in situ con el empleo de una autocimbra, que va ejecutando los diferentes vanos, en dos fases, apoyándose en las respectivas pilas.

 

La segunda parte del viaducto, de 212 m, se corresponde con un tablero de vigas artesas prefabricadas, distribuido en cuatro vanos de 37 m entre pilas, y dos vanos más en los extremos de 31,8 y 30 m. La transición entre las dos partes se realiza en la pila 14, de las 19 que posee la estructura.

 

El tablero, ejecutado in situ, es de dintel de canto constante de 3,7 m en sección cajón monocelular de hormigón pretensado. La parte prefabricada está compuesta por dobles vigas artesas, cosidas tanto transversal como longitudinalmente con un canto de viga de 2,3 m y una losa de hormigón pretensado de 0,4 m en su eje.

 

Una de las principales características del viaducto de Arnoia es la aplicación de las técnicas más avanzadas en lo que a proceso de construcción se refiere, al emplear un sistema de abatimiento de arcos que procura el máximo respeto medioambiental en entornos especialmente sensibles.

 

Este sistema fue empleado por vez primera en España en las obras de construcción del viaducto del Arroyo del Valle, en la LAV Madrid-Valladolid, y con posterioridad en otros lugares, como por ejemplo los viaductos de O Eixo y del Deza, ambos en la LAV Madrid-Galicia.

 

Proceso de abatimiento

La construcción del arco ojival que sobrevuela el río Arnoia se ha realizado mediante el abatimiento de dos semiarcos de 70,8 m de longitud, construidos de manera casi vertical, que comparten cimentación con las pilas adyacentes (la 8 y la 9), en un proceso llevado a cabo en junio.

 

Para efectuar el abatimiento de los semiarcos los tirantes de descenso equilibran el peso de cada semiarco, que alcanza las 1.350 toneladas y los tirantes de retenida contrarrestan la fuerza horizontal que transmiten los tirantes de descenso a la cabeza de las pilas 8 y 9.

 

Además, los tirantes auxiliares se usan en el inicio del abatimiento para incrementar la carga de los tirantes de descenso. Por último, las rótulas, elementos formados por chapas, perfiles metálicos y bulones, materializan el eje de giro de cada semiarco durante las operaciones de abatimiento.

 

El abatimiento de cada semiarco se ha realizado por separado, con una duración de 5 horas. El ángulo total de abatimiento entre la posición inicial y final es de 41,4 grados, siendo los ciclos de descenso de 4,4 grados.

 

Las pilas contiguas a los semiarcos que se abaten constituyen el elemento crítico del proceso, ya que reciben los esfuerzos de los tirantes de descenso y de retenida. Esos esfuerzos y movimientos son medidos al milímetro con el fin de llevar a buen fin el abatimiento.