NombramientosPERSONAS

María Isabel Escartín, decana de los procuradores de Sevilla

María Isabel Escartín García de Ceca, ha sido elegida como la nueva decana del Colegio de Procuradores de Sevilla, tras las elecciones celebradas el pasado viernes 20 en las que participaron aproximadamente un 40% de los colegiados.

María Isabel Escartín
María Isabel Escartín

María Isabel Escartín García de Ceca, de 42 años y licenciada en derecho desde el año 94 por la Universidad de Sevilla, releva en el cargo a Mª Ángeles Muñoz Serrano, decana durante los últimos cuatro años. Original de Madrid pero residente en Sevilla desde los 3 años, afronta su nuevo cargo con grandes expectativas y positivismo en su lucha contra el Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales.

Dada la situación en la que se encuentra la Procura ante las modificaciones legislativas a implantar que afecta, así como a los procuradores, a la propia actividad de los Colegios, la decana y su Junta de Gobierno inician su andadura con el firme compromiso de defender los intereses de la profesión, buscando la unión y difusión de la información de que se disponga, afrontando con cohesión esta situación de difícil incertidumbre, por ello Escartín García de Ceca asume la responsabilidad de gestión del funcionamiento colegial de manera óptima, económicamente hablando, y siempre al servicio del colegiado.

Bajo el lema “Por un Colegio al servicio de todos”, la nueva decana y su equipo proponen en su programa los siguientes puntos:

· Información veraz y puntual sobre los problemas que afecten al futuro de la Procura.

· Compromiso de defensa de la profesión.

· Fomentar un Colegio abierto y participativo basado en la comunicación y el diálogo.

· Una gestión eficaz y orientada a la optimización del gasto y priorizando siempre el interés del Colegiado.

 · Un sistema de financiación, conforme a lo que determine la ley, mediante una cuota fija y el cobro por los servicios.

· Mejora en la prestación de los servicios colegiales, con especial atención a la suficiencia e idoneidad de los materiales de despacho y medios técnicos indispensables.

· Defensa de la cobranza y gestión del turno de oficio.

· Dignificar la profesión.

· Promover la obtención de una regularización clara y precisa para la suspensión de notificaciones en casos de situación personal de urgencia y necesidad por enfermedad.

· Desarrollo de cuantos seminarios de información y cursos de formación específica sean convenientes y aconsejables para un mejor ejercicio profesional.