ECONOMIA

La confianza del consumidor subió en agosto por la mejora de la situación actual

El Indicador mensual de Confianza del Consumidor (ICC) del mes de agosto se sitúa en 108,8 puntos, 0,5 puntos por encima del dato del mes anterior debido a una mejor valoración de la situación actual, que crece dos puntos en este mes, y compensa ampliamente el descenso de un punto en el índice de expectativas.

Así, tanto el ICC como el índice de situación actual vuelven a marcar un nuevo máximo histórico y la diferencia entre la valoración de la situación actual y las expectativas, siempre favorable a esta última, se sitúa en el punto más bajo de toda la serie.

En relación al mes de agosto del pasado año, el ICC crece 11,5 puntos, con un crecimiento en términos absolutos para la valoración de la situación actual de +15,3 puntos, mientras que las expectativas limitan su crecimiento a +7,7 puntos.

Por su parte, el índice de valoración de la situación actual alcanza en agosto los 105,4 puntos, con una mejora de dos puntos en relación al obtenido el pasado mes de julio, resultado de un comportamiento positivo de dos de sus tres componentes: la valoración de la evolución general de la economía aumenta en 3,2 puntos y la valoración de la situación de los hogares crece en 3,1 puntos.

De esta forma, la percepción de la situación económica general marca un nuevo máximo en su serie y la situación de los hogares alcanza su segundo mejor registro, a menos de un punto de su máximo histórico de agosto del 2005. Por su parte, la percepción de las posibilidades del mercado de trabajo retrocede de forma muy moderada, -0,3 puntos, pero sigue situada en valores no alcanzados en ningún otro año de la serie.

En cuanto al índice de expectativas, llega en este mes a los 112,1 puntos, un descenso de un punto, 0,9 en porcentaje, respecto al mes precedente. La evolución de sus tres componentes es bastante heterogénea: así, las expectativas respecto a la situación futura de la economía crecen de forma leve, +0,4 puntos, mientras que las relativas al mercado de trabajo descienden de forma más acusada, -2,1 puntos, y las expectativas respecto a la evolución de los hogares limitan su descenso a -1,3 puntos.